En realidad no lo llega a conseguir: es como un ciervo en medio de la carretera. Está obsesionado con adaptarse a este nuevo ecosistema porque es al que pertenece mi personaje y porque, en el fondo, cree que si sale con jóvenes constantemente, en algún momento alguien se emborrachará más de la cuenta y se irá a la cama con él. El encontronazo entre jóvenes y no tan jóvenes es siempre una fuente de conflicto.

Ya has interpretado a personajes homosexuales anteriormente. ¿Por qué recurren a ti?

Como actor, siempre quieres que te den los mejores papeles y, a menudo, los personajes homosexuales son los más interesantes. No es muy común que un actor rechace papeles como el de Bosie, Freddie o Marilyn (Worried About the Boy) porque no sean lo suficiente profundos. Se puede jugar e investigar mucho más porque son roles más nuevos y exóticos. Los medios no han recurrido tanto a este tipo de personajes y son más difíciles de ignorar.

Tanto en mi generación como en la de Henry, ser gay no está tan bien visto como debería y todavía hay gente que lo asocia con ser débil e inferior. La homofobia a veces te puede llevar a pensar que eres más raro que el resto y en generaciones anteriores a la mía es común escuchar cosas así. Si los jóvenes de ahora gozamos de ciertos privilegios es porque han luchado por nuestros derechos.

¿Qué tal fue grabar las escenas de sexo?

¡Muy liberador! Hasta ahora, todas las escenas de sexo que he grabado han sido muy coreografiadas y, por lo general, poco atractivas. Han estado tan controladas que el resultado es todo lo contrario al que debería ser. Rodar escenas de sexo salvaje y apasionado suele ser bastante aburrido pero, en este caso -no se si por el guión de Russell, por los directores o por los actores- las escenas de sexo han sido de lo más sexy y creo que el espectador percibirá esa atmósfera.

¿Tienes Tinder o Grindr?

No. No me gustan las redes sociales. Cuando estaba en la escuela de interpretación tenía Facebook: me lo hice con 18 y a los 20 eliminé mi cuenta. Llevo 5 años fuera de las redes sociales. Creo que son una herramienta maravillosa pero no son muy compatibles con el estilo de vida que llevo. Tampoco me interesan para uso promocional.

¿Crees que se puede encontrar el amor en Internet?

¡Claro que sí! Vivimos en un mundo lleno de gente de todo tipo. Lo único que cambia es el medio de búsqueda. Muchos de mis amigos tienen Grindr o Tinder y me parece genial.

Nota de: Texto Felicity Kinsella
Fotografía Rosie Ellis
Imágenes cortesía de Channel 4

Pin It on Pinterest

Compártelo

¡Compartir la diversión con tus amigos!